miércoles, 13 de enero de 2010

La culpa es de Margot


Pues si, la culpa es de Margot...entro en su cocina y me encuentro con una infusión reconfortante, calentita, que desprende unos aromas impresionantes.
Y yo que soy una envidiosa, pues ala, a prepararme una. La mia solo de jengibre y cardamomo, endulzada con miel.
Atención al pañito de cocina, son unos individuales hechos con unas sabanas de hilo de mi bisabuela, mi madre le hizo unas vueltas de ganchillo y yo les hice las florecitas hace ya la friolera de 25 añitos.
Sera una chorrada pero para mi tienen un gran valor sentimental.
Posted by Picasa

3 comentarios:

EnLaLuna dijo...

Pues yo también soy una envidiosa y tengo ambas cosas en mi cocina, además adooooooro el cardamomo así que...

Nenúfar dijo...

Hola Marta, soy Nenufar... Te he conocido por tu comentario.. sé que este no es el blog que me indicabas.. pero como es de cocina también me lo quedo para tener ideas :D

Mai dijo...

Ai nena , si l´enveja fós tinya jo seria la tinyosa més gran de catalunya , m´encanta el te i totes les infusions si no són d´aquelles fruitades, i ja fa dies que li dónc tombs a un cafè turc amb cardamom i gimgebre i ar agafaia taceta i aquest mocador de cuina mel´s faria meus, m´ha semblat una preciositat, tens mans per tot!
una abraçada.